2021 en el Lof Marta Cayulef: Entre la inacción de los servicios públicos y la violencia estatal

Este 2021 ha sido un año violento e intenso para las familias que habitan en el Lof Marta Cayulef de Pucón. Violento porque han recibido un desproporcionado uso de la fuerza por parte de Carabineros e intenso porque han transitado de un servicio a otro golpeando puertas y haciendo denuncias sin recibir acogida.

Esa lentitud o silencio institucional es también violento, al igual que lo es el tratamiento informativo de ciertos medios locales y regionales que han tildado lo ocurrido de “usurpación” o “desalojo”, cuando en realidad las familias del Lof han permanecido en sus predios y sólo han querido evitar la profanación de los restos de sus ancestros. 

En marzo de este año las familias mapuche comenzaron a escuchar motosierras trabajando en el sitio contiguo a su Lof, pero fue en abril cuando el empresario Eltit contrató a una cuadrilla de trabajadores con maquinaria pesada que talaron y desraizaron parte del bosque, iniciando así la construcción de un muro, un cerco y un nuevo camino.

Sin embargo, estos trabajos, vigilados por guardias privados de Eltit, se encontraron con la férrea oposición de las familias mapuche y del movimiento socioambiental de Pucón, no sólo por la defensa del bosque, sino por la amenaza que en ese momento significaban esas obras para los sitios ceremoniales y eltun existentes en el terreno.

A esas alturas, la imagen era dantesca: palas mecánicas y motosierras arrasando de raíz con enormes árboles nativos que a medida que caían, arrastrando copihueras y otras especies a su paso, dejaban aflorar restos de cántaros y otros elementos propios de la cultura mapuche que iban siendo, a su vez, aplastados por la maquinaria. 

Jimena Sanhueza, Integrante del Movimiento Ambiental Intercultural de la Cuenca del Trancura (MAI) e inspectora ambiental municipal ad honorem, estuvo presente desde los primeros choques entre las familias del Lof y los trabajadores de Eltit, custodiados por carabineros a raíz de una medida de protección otorgada por la Fiscalía de Pucón.

En una de esas oportunidades, el viernes 7 de abril, alertada por integrantes de la comunidad, Sanhueza llega al lugar, pero no logra dialogar con Carabineros, quienes desconocieron su rol fiscalizador. “Llamé al municipio preguntando si sabían de la existencia de un plan de manejo, me comentaron que en agosto de 2020 ya los habían denunciado (a empresas Eltit) por la tala de bosque. Fui hasta el Lof a ver si tenían los permisos y plan de manejo. Carabineros no me validó como inspectora, ni siquiera vio mi credencial, ni respondió mis consultas”, cuenta Jimena Sanhueza.  

Desde esa fecha en adelante se sucederán una gran cantidad de denuncias y constancias acerca del actuar de la empresa y sobre la afectación y daño irreparable no sólo en la biodiversidad del lugar sino que en los restos arqueológicos, cuya destrucción las autoridades del Lof han denunciado incansablemente.

Así lo relata la lonko Rosa Quiñenao, “hoy, en nuestras manos tenemos un documento y podemos decir que estamos frente a un tesoro de la humanidad, imagínese la cantidad de años que tiene nuestro cementerio, estos ministerios no han funcionado como corresponde, nosotros hicimos una tarea muy comprometida con nuestros espacios, pidiendo ayuda a estos ministerios, denunciando como corresponde, pero fuimos maltratados y vulnerados”.

A medida que iban contactando a distintos servicios y autoridades como la Dirección de Aseo, Ornato y Medio Ambiente del municipio (Daoma), el Juzgado de Policía Local, la Fiscalía de Pucón, el Concejo Municipal, el alcalde de Pucón, la Conaf, el Consejo Nacional de Monumentos, la PDI, la Superintendencia de Medio Ambiente y el Ministerio de Salud, entre otras, sin obtener respuestas que detuvieran los trabajos, el Lof continuó en su autodefensa tratando de evitar los avances de las obras. Lo que recibieron a cambio fue una dura represión policial, no antes vista en la comuna.  

Uno de los primeros episodios más graves se suscitó cerca del medio día del 9 de agosto, cuando efectivos de carabineros rociaron con gas pimienta y lanzaron gas lacrimógeno a las mujeres y a la infancia que se encontraba en el Lof a esa hora, según relató la propia inspectora ambiental Jimena Sanhueza en la declaración que es parte de la investigación que actualmente lleva la Fiscalía de Villarrica.

“Llegué al lugar en mi rol de inspectora ambiental. Hasta ese momento tenía la información de que no contaban con un plan de manejo autorizado por Conaf y que además tenían dos causas abiertas por tala de bosque sin permiso. Personal de carabineros, sin identificación, manifiestaron que venían a resguardar los trabajos para la construcción de una reja perimetral”, sostuvo Sanhueza.

Según la inspectora ad honorem, en un momento, una de las mujeres interpone una pala entre el pilar y la reja que querían instalar con soldadura mientras que “del otro lado habían 4 trabajadores intentando sacar esa pala, al no conseguirlo, un carabinero patea la pala y tampoco lo consigue y ahí procede a dejar caer una bomba lacrimógena hacia este lado de la cerca… Al no conseguir con la bomba lacrimógena detener las acciones de 5 mujeres, a la mujer que sostenía la pala le tiraron gas pimienta a sólo 20 centímetros de distancia, tres veces.

A esas alturas Jimena comenzó a transmitir por Redes Sociales, cuando al acercarse a la cerca, “un carabinero me lanzó gas pimienta a mi rostro. En ningún momento interferí en las faenas, insulté, ni lancé algo hacia ellos, solo transmití y relaté los hechos… Estábamos colapsadas con los químicos, tuvimos que alejarnos… no podía ver, tenía náuseas, mucho dolor en mis ojos y mi piel”, finaliza el relato sobre ese día en la declaración de Sanhueza presentada ante la Fiscalía de Villarrica.

El violento ataque, que contó con la venia de Juan Pablo Hernández, mayor de la Novena Comisaría de Pucón, provocó la intervención de la Defensoría de la Niñez, quienes interpusieron un recurso de protección en favor de la infancia del Lof.

Los hechos también fueron denunciados en la Fiscalía de Pucón sin resultado, donde, según contó a Proyecto Aurora la lonko y descendiente de Marta Cayulef, Rosa Quiñenao, fueron muy mal atendidas, “el portero nos dijo que no estaba abierta la Fiscalía y eran las 11 de la mañana, pero después entraba otra gente y yo dije: ¿cómo, por qué?”

Al no comprender qué ocurría, la lonko exigió hablar con una funcionaria, “pedí hablar con la secretaria, quien dijo que no había ningún fiscal, pero ante la insistencia nos entregó unas hojas para que las mamás declararan, después  apareció otro joven que nos dijo: -Ah ustedes son las que maltratan a los carabineros, así de simple nos largó la acusación“, cuenta Rosa Quiñenao.

Posteriormente, la acción judicial que fue fusionada con otro recurso de protección presentado a nombre de la lonko Rosa Quiñenao en protección del Lof, fue declarada inadmisible por la Corte de Apelaciones de Temuco, fallo que fue apelado por el abogado Javier Pineda en la Corte Suprema, sin embargo, el 29 de octubre de 2021 la apelación fue rechazada por el máximo tribunal que confirmó el fallo anterior.

Siguiendo en el ámbito judicial, existen otros procesos en que el Lof espera el pronunciamiento de los tribunales. Uno de ellos es el recurso de protección para detener las obras que impiden el acceso a los sitios ceremoniales y que están destruyendo el patrimonio histórico y cultural que comprende el sitio arqueológico. 

Este recurso sí fue declarado admisible, sin embargo, no recibió todos los informes solicitados por el Tribunal a los servicios recurridos en el plazo estipulado, lo que según indicó el abogado Pedro Ibarra no es usual, “se trata de organismos públicos que cuentan con equipos de abogados que se dedican a estas labores, no creo que la estrategia sea no contestar… Ahora en concreto, quienes evacuaron los informes fueron Conadi y el Ministerio de las Artes, Cultura y Patrimonio.

En cuanto a los servicios que sí enviaron sus informes, el de Conadi llama bastante la atención ya que  luego de solicitar una extensión de plazo, según Barría, no hace mención al fondo del asunto sino que más bien a aspectos procesales, “respondió, por una parte, que el recurso esta fuera de plazo, en lógica nuestra hasta el día de hoy se está vulnerando el derecho a desarrollar la religiosidad… hasta hoy sigue habiendo una actividad vulneratoria de derechos fundamentales”.

Por otro lado, la Conadi argumenta que no entrarán en el fondo porque la comunidad no se dirigió directamente a ellos. Lo que en opinión de Barría se contradice “con una de sus funciones encomendadas por ley, que es velar por la preservación y difusión del patrimonio arqueológico histórico y cultural de las etnias, y promover estudios e investigaciones al respecto”, puntualiza el abogado. 

Al menos hasta principios de noviembre, los otros organismos recurridos no contestaron el requerimiento a excepción de la Seremi de Medio Ambiente, que recién el 22 de octubre solicitó extensión de plazo y  el pasado 4 de noviembre entregó su contestación solicitando a la Corte de Apelaciones rechazar el recurso en favor del Lof, argumentando que “la acción cautelar no es la vía idónea para discutir materias medioambientales de naturaleza reglada; la acción interpuesta no cumple los requisitos para su procedencia; y las medidas solicitadas en el petitorio no forman parte de las competencias de este Ministerio”, según registra su informe.

Asimismo, un día más tarde que la Seremi de Medio Ambiente, el 5 de noviembre, Manuel Contreras Lagos, abogado de Luis Eltit solicitó extensión de plazo para su contestación al Tribunal, luego de los distintos intentos por notificar al empresario.

 

 

Otro de los episodios más críticos de represión policial en contra de la defensa territorial del Lof se vivió el pasado 8 de octubre, cuando nuevamente fueron inundados por la toxicidad de gases lacrimógenos y decenas de carabineros dispararon cientos de municiones a quemarropa hacia el terreno de las familias, alcanzando a 4 personas que resultaron heridas de diversa consideración. Uno de ellos, de sólo 17 años, fue herido en el cuello y debió ser trasladado a Temuco, como fue ampliamente difundido. 

Según la lonko, esta arremetida de Carabineros quedó registrada no sólo en la piel de quienes fueron heridos, sino que también en el bosque del Lof: “Nuestros coihues, nuestros hualles, que fue donde nos escondimos, están todos heridos, llenos de balas, de perdigones y tanto rogar, tanto guillato que yo hice para que no pasara a mayores y una de mis hermanas también, yo creo que la energía hizo que no saliera más gente dañada, más lastimada, jóvenes que vinieron de otras comunidades a apoyarnos”, describe Rosa Quiñenao. 

La brutal acción policial, que instaló la situación en diversos medios digitales, fue calificada como un ataque criminal por la lonko Rosa Quiñenao, “pudo haber sido mucho peor, esto era para matar a todos los que estaban ahí, por el armamento que tiraron. La evidencia está dentro de nuestro sitio, dispararon a nuestro rehue, donde siempre hacemos oración. Fue un atentado terrorista de este gobierno genocida hacia nosotros, familias que hemos entregado todo aquí en Pucón”, acusó. 

Dos días antes habían sido detenidos el werken y su sobrino Martín Paillalef Quiñenao  cuando ambos intentaban dialogar con Carabineros. Esta situación y la detención misma, quedó registrada en una transmisión en vivo que realizaban en esos momentos para mostrar el alto contingente que se encontraba en el lugar. Martín fue fuertemente golpeado y su celular destrozado por la fuerza policial.

Asimismo, el Lof ha denunciado recibir amedrentamiento, que según cuenta la lonko, se ha registrado en la oscuridad de la noche, “tiempo atrás ingresaron unas motos por detrás del patio de mis hermanos y dispararon, todo Pucón escuchó los disparos, y eran acá, nos vinieron a disparar en la noche para asustarnos, para que no hablemos, para que todo lo mantengamos calladito, que no informemos nada, que no denunciemos nada, eso es lo que buscan”, denunció. 

Ante este nivel de violencia es que la sede regional del Instituto Nacional de Derechos Humanos, INDH, se ha hecho presente desde hace meses para observar y apoyar al Lof. Así lo indicó Sebastián Smart, director regional (s) del organismo, quien dijo que además de las distintas visitas que han efectuado para recoger testimonios sobre los diversos episodios de violencia policial, se viene la presentación de una querella criminal, “respecto de todos estos antecedentes  que hemos recabado estamos analizando las acciones judiciales a seguir, tenemos los relatos de las distintas situaciones que han ocurrido, por lo que esperamos que en las próximas semanas podamos ingresar una acción judicial por la vía penal”, afirmó Sebastián Smart.

Alcalde Carlos Barra: “Sabí que más wn, cállate”. 

Mira, con el tema de los mapuche yo no me voy a meter… Sabí que más wn, cállate”. Esa fue la respuesta del actual alcalde de Pucón, Carlos Barra, cuando el werken Carlos Quiñenao, en un acto de desesperación lo llamó vía telefónica para pedirle que los ayudara y detuviera lo que estaba ocurriendo en el Lof, luego de que las mujeres fueran gaseadas por Carabineros en agosto. Respuesta que para el Lof dio por terminada toda posibilidad de diálogo con Barra. 

Sobre todo, porque se conocen desde la infancia. Carlos Barra, así como Luis Eltit, también iba a la casa de la abuela Delfina Millahual, hija de Marta Cayulef. El alcalde conoce la historia de la familia, conoce la existencia de los sitios ceremoniales y los eltun.

Además, en otra oportunidad, el edil le habría dicho a una concejala: “Ustedes no se metan, salgan de ahí, si ya tuvieron los votos, para qué están ahí”, habría reclamado Barra, según mencionan testigos. 

Proyecto Aurora intentó comunicarse con el alcalde y su equipo, sin embargo, no hubo respuesta a nuestras preguntas.

Luis Eltit en el aniversario 137 de Pucón recibiendo la distinción de hijo ilustre, a la derecha de la imagen el alcalde Carlos Barra. Foto extraída de lavozdepucón.cl

 

No está todo dicho 

¿Cuál es la motivación de Luis Eltit para realizar la intervención iniciada este año? ¿Cuál es el nuevo proyecto que está detrás de la afectación que ya generó el movimiento de maquinaria y tala de bosque? Estas son algunas de las preguntas que deberá contestar el empresario al Consejo de Monumentos Nacionales, CMN, según su orden de detener las obras, tras haber identificado distintos sitios arqueológicos, en las tres visitas que realizó el organismo, gracias a la presión que ha ejercido la comunidad tanto en impedir los trabajos, como por las diversas denuncias interpuestas durante este 2021 ante diversos organismos.

Hasta que eso no suceda, Eltit no podrá continuar con las obras. Algo que por una parte deja respirar a las familias del Lof, que desde marzo de 2021 exigieron la paralización de los trabajos y a cambio recibieron gases lacrimógenos y balines. También se mantienen alerta tanto sobre las posibles respuestas del empresario, como porque realmente Luis Eltit acate esta orden, ya que han visto cómo en innumerables ocasiones otras prohibiciones de trabajar no fueron respetadas.

A pesar de que el bosque, sus sitios ceremoniales y eltun siguen estando en riesgo y de la impotencia que les genera no ser oídos por la institucionalidad, ser hostigados por guardias privados y atacados por la represión policial, la familia Quiñenao Coliman se ve tranquila y con la convicción de que su defensa por el  itxofilmogen, la naturaleza y toda su rica biodiversidad, así como por la revitalización y valoración de su historia y cultura, es justa y necesaria.

Sin dudas, aquello los convierte en una directa amenaza para los proyectos empresariales, pasando a ser todo un símbolo de resistencia que, ubicado en pleno ícono mundial del turismo, incomoda e interpela directamente a los intereses económicos que históricamente han dirigido a Pucón. 

 

Una breve cronología sobre el daño al patrimonio natural y cultural del Lof Marta Cayulef:

 

Transparencia: Mail enviado a Alcalde Carlos Barra.

Deja un comentario