Declaración Pública de Organizaciones de Antofagasta:Frente a ataques de odio, se afirma que ¡migrar es un derecho, ninguna persona es ilegal!

No sobran inmigrantes - sobran racistas

Migrar es un derecho. La reciente ola migratoria que se vive en el país vino a tener un punto de crisis tras los ataques que sufrió un grupo de migrantes que acampaban en la ciudad de Iquique, en donde se convocó una marcha azuzando el nacionalismo, el racismo, la xenofobia y el odio a los más pobres.

Este discurso de odio se fundamenta en datos engañosos. Es falso que la migración aumenta la delincuencia: la población penal de extranjeros condenados apenas alcanza el 0,1% de la población migrante que reside en el país, además, el 2020 sólo un 3% de las detenciones a migrantes se encontraron asociados a tráfico de drogas. A nivel de viviendas es falso que tienen mayores facilidades para acceder a vivienda, solo un 3,1% accede a subsidios de vivienda mientras que el 66% de la población que vive en campamentos es de origen migrante.

Por estas razones es que rechazamos la campaña de odio que avala ataques a migrantes y repudiamos las amenazas y amedrentamientos en contra de dirigentes y luchadores por los derechos de los migrantes.

Denunciamos la completa indiferencia del Delegado Presidencial de Antofagasta, Daniel Agusto, quien no ha tomado medidas que resuelvan la crítica situación que viven nuestros hermanos migrantes en la región de Antofagasta. Le exigimos de manera urgente la disposición de recursos para aportar a la labor de auxilio que realizan las ollas comunes.

Al resto de las autoridades, como parlamentarios de la región y autoridades comunales, les exigimos ponerse a disposición para dar solución a esta crisis; emplazamos al alcalde de Antofagasta, Jonathan Velásquez, a abrirse para trabajar con los campamentos y las ollas comunes; a los parlamentarios les exhortamos a que den marcha atrás a la Ley Migratoria del gobierno de Piñera cuyo fondo no se enfoca en el respeto y resguardo de los derechos humanos, sino que en la criminalización y la expulsión.

Llamamos a conformar, a nivel nacional, con sindicatos, juntas vecinales y otros, incluyendo entidades no gubernamentales, una red de solidaridad a los migrantes que permita coordinar acciones de auxilio y apoyo y que busque ponerle freno a las campañas de odio, como así mismo instamos a las organizaciones sociales y sindicales a pronunciarse en favor de los derechos de los migrantes.

Es necesario un plan de emergencia que a nivel internacional coordine la ayuda y el apoyo a quienes se encuentran en situación de migración. A nivel nacional, urge un plan de contingencia que contemple la conformación de albergues, asegurar testeos virales y PCR, como así mismo la disposición de insumos sanitarios. También , es necesaria la agilización de trámites y la pronta entrega de residencias y visas, así como la convalidación de estudios. A quienes se encuentran en tránsito, se les debe otorgar transporte para la pronta llegada a sus destinos. Por sobre todo, se debe velar por el resguardo de los derechos de los niños, niñas y adolescentes como plenos sujetos de derecho. Nos dicen que no se puede llevar a cabo un plan de esta envergadura, pero recursos hay.

Un plan de este tipo se puede financiar con impuestos a las grandes riquezas y empresas transnacionales que aumentaron groseramente sus ganancias durante la pandemia.

Finalmente, para expresar nuestra solidaridad con nuestros hermanos y hermanas migrantes, es que convocamos a una concentración pacífica este sábado 2 de octubre a las 10.00 horas en la Plaza Colón (Antofagasta).

Migrar es vivir. Ninguna persona es ilegal.

ADHIEREN A ESTA DECLARACIÓN (aparecen en el siguiente PDF adjunto):

Declaración Pública - Organización de Antofagasta

Deja un comentario