Bochornosa primera jornada:Suspenden primera sesión de la Convención Constitucional y se posterga discusión sobre presos políticos de la Revuelta

Salón de Honor del ex Congreso

Frente al incumpliento de las medidas sanitarias que regulan el distanciamiento físico y aforos, entre otras medidas impuestas debido a la pandemia por covid-19, junto a graves falencias técnicas, como funcionamiento de micrófonos y cámaras, este lunes fue suspendida la primera sesión de la Convención Constitucional en el ex-congreso, en medio del malestar de decenas de constituyentes que como punto central discutirían la situación de los presos políticos de la Revuelta.

Según las impresiones recogidas por Proyecto Aurora a constituyentes de diferentes distritos, la situación vivida hoy fue calificada de impresentable debido a los altos gastos que ha generado la Secretaría Administrativa de la Convención Constitucional para, supuestamente, entregar los recintos con las especificaciones técnicas y medidas de seguridad sanitaria pertinentes.

Uno de ellos, fue Rodrigo Rojas de la Lista del Pueblo, quien cuestionó que a pesar de la gran inversión estatal no se disponga de un espacio adecuado, “me parece una vergûenza, cuando ya llevamos casi dos años en contexto covid-19, cuando el gobierno ha hecho todo lo posible para que la gente siga trabajando y se hacine dentro de los vagones, nos presenten una sala donde se han invertido millones de pesos que son de todos los chilenos y las chilenas y que no esté preparada con las condiciones sanitarias mínimas”. 

El representante del Distrito 13, dio cuenta de la improvisación del encuentro: “Se nos sugirió trabajar en salas paralelas, las cuales no tenían audio, no tenían acceso a cámara, o sea era una burla. Me parece que una vez más el gobierno de Sebastián Piñera pide a gritos que lo saquemos porque no está a la altura”, concluyó Rojas.

A su vez, la constituyente Manuela Royo, condenó la falta de responsabilidad por parte del gobierno: “La falta de responsabilidad de este gobierno es impresentable, tuvieron meses y millones para generar las condiciones necesarias para poder sesionar, tanto en materia técnica como en materia de salud, y nada de eso se ha realizado, enfatizó la representante del distrito 23.

Royo agregó que, con anterioridad, desde los Constituyentes Autoconvocados se entregaron propuestas que no recibieron respuesta por parte del ejecutivo, “de hecho, se generó una comisión covid desde los Constituyentes Autoconvocados donde se realizaron propuestas que se les mandaron por correo al gobierno, tres correos que nunca fueron respondidos, precisamente sobre esos temas, entonces hay una falta de voluntad política terrible para solucionar esto”, denunció la abogada independiente.

Del mismo modo, Giovanna Grandón, constituyente por la Lista del Pueblo, describió la falta de organización de lo que debió ser la primera sesión de la Convención Constitucional:Fue todo desorganizado, no estaba preparado para la primera sesión. No estaban las medidas de seguridad, no estaban las separaciones con láminas, tampoco las máquinas para limpiar el aire, entonces nos separaron en salas, pero en las salas no estaba siquiera el sistema telemático”, describió la representante del distrito 12. 

Grandón agregó que algunos constituyentes debieron buscar un lugar en la galería de la sala para poder escuchar, aunque con dificultad, lo que se discutía en la sesión: Así, no teníamos idea qué pasaba en la otra sala. Tuvimos que subir al segundo piso, estar parados y desde ahí gritar. Desde la galería, estar gritando. Paramos la sesión hasta que no se haga bien la pega, cómo vamos a trabajar así si no están las medidas de seguridad, cuestionó Grandón, también conocida como “tía Pikachu”. 

Situación de los presos políticos de la revuelta

Manifestación por la liberación de los presos políticos de la Revuelta en el Exterior del ex Congreso.

La suspensión de esta primera sesión, generó  el retraso de la esperada discusión sobre la situación de los presos políticos de la revuelta chilena iniciada en octubre de 2019 y una eventual Ley de Indulto, cuya discusión se mantiene en el Congreso desde diciembre del año pasado. 

Sobre aquello, Rodrigo Rojas Vade enfatizó en que insistirán durante la próxima jornada de la Convención, “con más ganas aún volveremos mañana para exigir en tabla el tema de los presos políticos que hoy no pudimos tratar”, anunció el constituyente de la Lista del Pueblo.

Por su parte, Manuela Royo recordó queexiste una promesa, una responsabilidad y que, en definitiva, no se lleve a cabo por razones de este tipo, me parece impresentable”, finalizó la abogada de Modatima.

Una temática que fue abordada por la presidenta de la Convención, Elisa Loncón, en la instalación de este domingo 4 de julio, cuando aseguró que la situación de decenas de personas que aún continúan privadas de libertad en diferentes cárceles chilenas, sin acceso a un debido proceso, sería una de las prioridades cuando iniciaran el ejercicio constituyente.

Exigencia de las renuncias de Encina y Ossa

Luego del fracasado inicio de la Convención Constitucional, las voces exigiendo la renuncia del cuestionado secretario ejecutivo de la unidad Secretaría Administrativa, Francisco Encina Morales, se amplificaron. 

Una exigencia que se originó el pasado 27 de junio, desde los y las constituyentes representantes de las Primeras Naciones ante la negativa de Encina a disponer de las condiciones mínimas que estos habían solicitado para ejercer sus derechos culturales, espirituales y lingüísticos, y que previamente ya habían sido acordadas. 

La unidad que preside el militante evópoli, Francisco Encina, es dependiente del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, Segpres, que según mandato de Sebastián Piñera es la repartición pública “que prestará el apoyo técnico, administrativo y financiero para la instalación y funcionamiento de la Convención Constitucional”,  así mismo, es este ministerio el que paga el sueldo de Encina, que según El Mostrador, fue de $7.426.036 en mayo pasado. 

A su vez, los sueldos de todos los otros miembros de esta unidad, que sí son costeados directamente por el presupuesto 2021 de la Convención, suman cerca de 30 millones de pesos mensuales. 

Mientras que los trabajos para acondicionar, solo, el Salón de Honor del ex Congreso Nacional, con todas las medidas de seguridad sanitaria y las características técnicas que debían permitir el funcionamiento de la Convención significaron un gasto de $843 millones de pesos.

Además de la exigencia de renuncia que pesa sobre Encina, convencionales constituyentes de diferentes territorios exigieron la salida del ministro de la Secretaría General de la Presidencia, Juan Ossa, con el fin de que este, así como el gobierno de Piñera, asuma las responsabilidades técnicas y políticas de que la primera sesión no se concretara por estrictos problemas de habilitación del ex-congreso y de que hasta la hora no exista seguridad de cuándo podrá realmente operar la Convención.

 

Ante esto, las reacciones de los representantes del Pueblo Nación Mapuche no se hicieron esperar; una vez finalizada la frustrada sesión y con el sonido de manifestaciones en las afueras del ex Congreso, la machi Francisca Linconao denunció la responsabilidad que en todo esto cabe al gobierno de Sebastián Piñera: “Es una negligencia que hizo el gobierno y la vamos a denunciar. Estamos pidiendo la renuncia de Francisco Encina”, aseguró la autoridad espiritual mapuche. 

Junto a ella,  Rosa Catrileo, constituyente originaria de la comunidad Ayllan Marillan se refirió al cuestionado secretario ejecutivo de la Unidad Administrativa de la Convención: “Efectivamente nosotros los mapuche, habíamos hecho la solicitud de renuncia de Francisco Encina, por la poca diligencia que él ha tenido, en su actuar, en el ejercicio de su cargo y esto queda de manifiesto ya que ni siquiera los micrófonos funcionaron”, agregó la abogada mapuche.  

Además, Catrileo manifestó dudas respecto a la suspensión de la sesión, señalando que,  “sobre todo llama la atención que sea cuando se iba a discutir una moción respecto de la liberación de los presos políticos de la Revuelta y de Wallmapu”, puntualizó la constituyente.

Del mismo modo, el constituyente Adolfo Millabur, enfatizó en que la falta de voluntad política del gobierno ya había sido denunciada por los y las constituyentes por escaños reservados,nosotros como mapuche hemos venido transmitiendo la negligencia que ha cometido el gobierno, la clara falta de voluntad que tiene para poder hacer que este hecho histórico se realice de buena manera. Hoy día nos encontramos con la nula condición sanitaria y además también técnica… No es posible que no se den las condiciones mínimas para desarrollar nuestra tarea. Piñera tiene que poner el cargo donde corresponde porque o si no lo que se entiende es que está obstaculizando el desempeño de nuestro trabajo, sentenció el ex alcalde de Tirúa.

A las impresiones anteriores se sumó la del educador tradicional, Alexis Caiguan, quien argumentó que no hubo otra opción que posponer: No es una cosa antojadiza de los constituyentes, terminar una sesión que aún no ha empezado. No alcanzamos a sentarnos y tuvimos que pararnos porque las condiciones son mínimas”, señaló el constituyente de origen mapuche-huilliche.

Junto a Caiguan, Victorino Antilef, constituyente que por criterios de paridad reemplazó a Carmen Caifil, declaró que se estaría frente a una negligencia por parte del gobierno: “Creo que hay dos elementos que quedan claros aquí y que a mi juicio están vinculados. Uno, es la poca relevancia que este gobierno, a través de su mesa técnica, le está dando a este proceso y, por otra parte, está también la negligencia”, detalló el profesor de educación básica e intercultural, oriundo de Antilhue.

Deja un comentario