Patagonia rebelde:Municipios y organizaciones sociales de Aysén niegan acatar retorno anunciado por Piñera

Luego del llamado del gobierno a retornar a la normalidad, la postura tajante de no acatar los anuncios del ejecutivo ha sido transversal tanto en municipios oficialistas, como en alcaldías de oposición.

Específicamente, en la región de Aysén, el alcalde de Coihayque, Alejandro Huala Canumán ha dicho que “se está sacrificando la clase trabajadora para proyectar una falsa normalidad”, mostrando, de paso, su molestia sobre el cierre de programas y la disminución de sueldos.

El gobierno está cerrando el programa 4 a 7 en Coihayque, son 6 trabajadores con sueldos bastante mínimos que no van a seguir sus funciones… y ellos son los profesionales que cuidan a los niños desde las 16:00 a las 19:00 horas en cada colegio. ¿Cómo regresan los alumnos a los colegios si estamos cerrando un programa que era eminentemente social?”, planteó Huala.

Fue en esta comuna donde se realizó una encuesta de opinión online que refleja el rechazo ciudadano, pues el 96% de las y los encuestados se manifestó a favor de decretar una cuarentena total para la Región de Aysén. Con respecto a la capacidad del sistema sanitario, Huala hizo incapié en sus deficiencias: “si llegara a existir un contagio masivo de esta pandemia nuestro sistema de salud simplemente no daría abasto; existen 15 respiradores artificiales para adultos y 7 para niños”.

De igual manera, ante las declaraciones del ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien señaló que “el riesgo por contagio de coronavirus para la población de Aysén es de 0%”, se levantaron voces de toda la región tanto para desmentir las palabras del ministro como para repudiar sus afirmaciones.

Desde Puerto Aysén se reunieron diversos gremios como la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Colegio de Profesores Aysén, Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTE), Confederación Nacional de Profesionales de Servicios de Salud de Chile Base Aysén (FENPRUSS), Jardines Infantiles VTF y Asociación Nacional de Empleados Municipales de Chile (ASEMUCH), cuyos dirigentes llegaron hasta el municipio para consensuar, junto al alcalde Luis Martínez Gallardo, sobre la inexistencia de  condiciones técnicas o científicas para la ejecución de los anuncios del gobierno, ya sea por escasez de elementos de protección personal, como por la dificultad de que los niños y niñas utilicen estos elementos y puedan ejercer el llamado distanciamiento social.

A la negación de seguir estas medidas se suman municipios como Caleta Tortel, Cochrane, Chile Chico, Cisnes y O´Higgins. Junto a ellos, diversas comunidades de la zona han presionado para extremar las medidas preventivas y evitar la propagación del virus, como lo hicieron los vecinos de Villa O´Higgins que este mes debieron cortar la ruta para impedir el tránsito y la entrada de personas no residentes.

Corte de ruta en Villa O´Higgins

Preocupación de la que también se han hecho parte ong´s socioambientales del territorio, como las que agrupa “Patagonia, mar y tierra”, organización que hizo énfasis, durante este mes, en “la priorización de las actividades extractivas por sobre la emergencia sanitaria, lo que genera un grave riesgo para el bienestar de los trabajadores y comunidades locales de las regiones australes de Aysén y Magallanes, dejando a estos sectores en una posición de vulnerabilidad frente a la pandemia”.

En este sentido, con la finalidad de exigir cuarentena total para Aysén, es que diversas organizaciones a través de la Mesa Social de Coyhaique interpusieron un recurso de protección que luego fue desestimado por la Corte de Apelaciones de la ciudad. Ante ello, las organizaciones presentaron un recurso de reposición fundamentando la procedencia de la acción para cautelar el ejercicio de las garantías constitucionales de derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de los habitantes de Aysén. El recurso fue nuevamente declarado inadmisible por la Corte de Apelaciones y será la Corte Suprema quien deberá dirimir, en última instancia.

Test versus contagiados

En la región de Aysén existen 7 casos confirmados a la fecha (según Minsal), de los cuales 5 son trabajadores de la empresa constructora Ingelagos, que operaba la ampliación de la Piscicultura Fiordo Aysén de Mowi Chile, faenas que fueron suspendidas a principios de abril.  A pesar de esta baja tasa de contagiados, también es cierto que la cantidad de test realizados hasta ahora en la zona es menor en comparación con otras regiones (313 muestras analizadas al 21 de abril, según Intendencia). Junto a ello, se debe tomar en cuenta los casos de personas contagiadas por COVID-19 que no presentan síntomas y que por ende, hasta ahora, en su gran mayoría, no están siendo diagnosticados.

COVID-19 y mala calidad del aire.

Un factor relevante para la zona, y que pude aumentar la vulnerabilidad ante el COVID-19, como ante otras enfermedades infectocontagiosas del periodo invernal, es el de la contaminación atmosférica, que para esta fecha comienza a intensificarse y a iniciar los llamados períodos de Gestión de Episodios Críticos (GEC). Ello, por acción de las malas condiciones de ventilación, bajas temperaturas y por supuesto el uso de leña para la calefacción, cuya consecuencia fundamental es la exposición a material particulado (mp), partículas que ingresan al sistema respiratorio, logrando llegar hasta los alvéolos pulmonares y que a la larga aumentan los riesgos de mortalidad prematura.

Así como en otras ciudades del centro y sur de Chile, Coyhaique ha registrado episodios críticos de contaminación atmosférica por cerca de una década. Peor aún, es la ciudad con la peor calidad de aire en Latinoamérica, según el Reporte Mundial de la Calidad del Aire 2019.

Ciudades más contaminadas de América Latina. Fuente: Reporte Mundial Calidad del Aire 2019.

Reacciones a nivel nacional

Así como en la región de Aysén, otras localidades del país también se han posicionado en contra de los anuncios de Piñera. Cerca de 60 municipios, a través de una declaración pública, acusaron el hermetismo del Minsal y la intención de no querer detener el avance de la Pandemia. También lo hizo la Comisión de Salud de la Asociación Chilena de Municipalidades (AChM), desde donde señalaron que “es una instrucción contradictoria” y que “no se puede funcionar con normalidad durante estos tiempos de pandemia”. Por su parte, desde la Comisión de Seguridad Ciudadana de la AChM se afirmó que se mantendrá el “sistema de turnos rotativos, además de continuar con el desarrollo y mejoramiento del teletrabajo”.

Los diversos gremios del sector público y privado, desde el Colegio de Profesores hasta las diversas ramas de trabajadores y trabajadoras del mundo de la salud, así como sindicatos del comercio y el retail, entre otros, ya han expresado públicamente su malestar ante la insistencia del gobierno por retomar las actividades en medio de la Pandemia por COVID-19.

Deja un comentario