Continúa dura represión estatal en las calles:Aumentan a más de 200 los casos de trauma ocular severo en Chile

Como “una catástrofe sanitaria” calificó el vicepresidente del Colegio Médico de Chile, Patricio Meza a la situación que, actualmente, se vive en materia de salud visual, luego de que el número de afectados y afectadas por traumas oculares severos ascendiera de 142 el 29 de octubre a 201 hasta el pasado 8 de noviembre.

Estamos frente a una catástrofe sanitaria, la cantidad histórica de pacientes que están quedando ciegos de un ojo es tremenda y este caso de una persona que tiene compromiso grave en sus dos ojos es un elemento más que nos preocupa, nos angustia y nos produce frustración”, expresó Meza.

En sólo 9 días y tras el término del llamado “Estado de Emergencia”, 59 personas han llegado hasta la Unidad de Trauma Ocular (UTO) del Hospital Salvador y a otros recintos asistenciales, luego de haber sido gravemente heridas en alguno de sus ojos por disparo de perdigones, proyectiles y bombas lacrimógenas, junto a lumazos y golpizas de las FFEE de carabineros.

Debido a la urgencia de la situación es que el presidente del Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico, Enrique Morales, hizo énfasis en la denuncia pública que han realizado y en las responsabilidades políticas de estos ataques a la población civil.

Hace 17 días que como Colegio Médico hemos señalado insistentemente de manera pública ante todas las autoridades lo que está ocurriendo en Chile. Cuando empezamos a denunciar esto habían 29 ojos perdidos, hoy van más de 200 y no se escucha.  Hemos tratado de dialogar en todas las formas y nos enfrentamos a una pared que no respondeLa responsabilidad de que personas sean mutiladas y queden ciegas es de las autoridades máximas de este país, es del propio presidente de la República”, indicó el vocero.

De esta forma, el profesional insistió en la necesidad de terminar con el uso de balines contra los manifestantes: “llamamos a las autoridades del país a detener el uso de las balineras, ya no es posible seguir soportando una situación en que más personas pierdan los ojos, no sé en qué manera se puede interpelar a la autoridades de este país para que detengan algo que no ha ocurrido en ningún otro país del mundo, independiente, de lo grande que son las manifestaciones”, afirmó Morales.

Luego de tres semanas de movilización social contra las políticas neoliberales adoptadas por el Estado chileno desde la dictadura, ya son 201 personas las que deberán aceptar que por el resto de sus vidas no contarán con la visión de alguno de sus ojos. Una realidad que ha alarmado no sólo al Colegio Médico, a la Sociedad Chilena de Oftalmología, a los funcionarios y trabajadores de la UTO del Hospital del Salvador y a la población en general, sino que a organismos extranjeros, como Anmistía Internacional, que también se pronunció ante esta inaudita y violenta realidad.

En palabras de Pilar San Martín, observadora del organismo que llegó a Chile hace unos días para investigar las diferentes denuncias sobre violaciones a los derechos humanos, es inadmisible que el gobierno siga con esta estrategia de represión”. “Como Anmistía Internacional -comentó- ya llevamos 3 semanas de investigación y puedo adelantar que una de las conclusiones preliminares es que el Estado está utilizando la fuerza para dañar. Hay demasiados casos, demasiadas lesiones graves que indican que las personas están siendo intencionalmente atacadas en las partes superiores del cuerpo, en la cabeza y que por ello tenemos este número excesivo de casos de daño ocular irreparable”.

En tanto, Gustavo Gatica, joven universitario de 21 años que el pasado viernes 8 de noviembre fue herido en ambos ojos por carabineros mientras participaba de una manifestación en Plaza Italia, perdió la visión izquierda. Permanece internado de gravedad a la espera de los resultados de la operación que este sábado le fue practicada para intentar reestructurar el globo ocular derecho y cotejar las posibilidades de que pueda volver a ver a través de este órgano severamente dañado.

Justamente, en apoyo del joven es que a las afueras de la Clínica Santa María se reunieron familiares,  amigos, compañeros, docentes y el rector de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Álvaro Ramis. Las personas fueron reprimidas por efectivos de carabineros que llegaron hasta este recinto clínico lanzando gases lacrimógenos. Esta situación fue denunciada a través de twitter por los miembros del Colegio Médico que a esa hora continuaban en el lugar.

Revisa las declaraciones completas del Colegio Médico y Anmistía Internacional aquí

Deja un comentario