Declaración pública:Proyecto Educativo Libertario ante el estallido social

El alza de $30 en la tarifa del pasaje del Metro —decretada el pasado domingo 6 de octubre— ocasionó evasiones masivas, principalmente por estudiantes secundarios/as, durante toda una semana en el tren subterráneo de Santiago. Este suceso no pasó desapercibido como una gota en medio del desierto, sino que llegó a desbordar un oasis de furia acumulada. Sumado a diversos conflictos —medioambientales, de género, salud, educación, subcontrato, sueldos y jubilaciones de hambre—, el actuar de un pueblo harto de abusos y precarizaciones fue tornándose cada vez más apasionado, traduciéndose 12 días después en un gran estallido social.

El día 18 de octubre, 41 estaciones de Metro fueron dañadas —21 de ellas quemadas—, se destruyó mobiliario público, 4 bancos destrozados por completo, fueron atacadas varias comisarías, casetas de Carabineros y el edificio de Servicio de Impuestos Internos; se saquearon un sinnúmero de supermercados y se quemó parte del edificio corporativo de Enel (empresa productora y distribuidora de energía eléctrica). Según los medios burgueses de comunicación el costo total de los daños fue de US$200.000.000. El Gobierno de Piñera aseguró que eran pocas personas muy organizadas, cuando en realidad eran muchas personas poco organizadas.

Ante esto, el Estado chileno viéndose sobrepasado mostró su verdadero rostro, aquel que aparece en caso de que corra peligro la propiedad y el poder de explotadores y opresores. Al darse cuenta de que los 2.000 carabineros de Fuerzas Especiales —antidisturbios— enviados aquella noche, no serían suficientes para reprimir las protestas esparcidas, ya no solo en la capital, sino también en muchas regiones. Instauraron el Estado de Emergencia, sacando a los militares a las calles, limitando la libertad de locomoción y reunión, para luego imponer el Toque de Queda, de igual forma que en Dictadura Militar.

Durante estas jornadas, el Instituto Nacional de Derechos Humanos ha constatado —hasta ahora— 5 asesinatos a lo largo de todo Chile por parte de Fuerzas Armadas y Fuerzas Especiales de Carabineros. Sin embargo, son decenas las personas asesinadas cuyas muertes aún no son contempladas en el catastro oficial. Así como también denuncias de maltratos verbales y físicos, disparos a quemarropa, desnudamientos, abusos sexuales, torturas y violaciones a mujeres.

Luego de 5 días de revuelta, Sebastián Piñera anunció una serie de medidas que en ningún caso respondieron a las profundas demandas de nuestra clase, ni siquiera alcanzaron a alterar el modelo neoliberal, ya que la tónica era que el Estado —financiado por nuestros impuestos— fuera en auxilio del capital privado, eximiendo de toda responsabilidad a los explotadores. Pese a esto, algunos grandes empresarios han manifestado que elevarán los sueldos más bajos a $500.000 (US $688,23). Es de este punto que se desprende un análisis obvio pero útil: la clase empresarial sólo estará dispuesta a ceder algo cuando le invada el miedo de perderlo todo.

Como Proyecto Educativo Libertario creemos que esta coyuntura marca un antes y un después en la concepción que la clase oprimida y explotada tiene de su propio potencial. Se demostró que el Poder tembló ante el estallido espontáneo, ¡imaginen estuviera organizado!

Adherimos al análisis compartido por otras organizaciones anarquistas y llamamos a que en estos momentos sea la unión la que nos mantenga afrontando la represión y difundiendo nuestras ideas. Debemos aunar consignas e incentivar que barrios y poblaciones creen instancias asamblearias horizontales y autónomas que promuevan la Autogestión como pilar fundamental de organización.

Es fundamental que nos comuniquemos y preparemos para articular las distintas luchas. No puede volver a pasar que un suceso tan importante nos halle desprevenidos/as, sin propuestas ni trabajo concreto suficiente que pueda sustentar la orientación de un movimiento hacia la Revolución Social.

Desde Santiago de Chile, invadidos/as por el ruido de helicópteros militares y el calor acogedor de barricadas, solidarizamos con las familias de las y los asesinados y las víctimas de todo tipo. Con más fuerza que nunca, declaramos:

 

¡ACCIÓN DIRECTA Y SOLIDARIDAD!

¡SANTIAGO ES NUESTRO!

¡MILICOS FUERA!

 

Proyecto Educativo Libertario.

23 de octubre, 2019.

Santiago, Chile.

Deja un comentario